Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Información obtenida vía Aireon ayudó a evitar nuevas tragedias con 737 Max

    El 13 de marzo, Estados Unidos y Canadá prohibieron los vuelos de todos los Boeing 737 Max a través de su espacio aéreo. La decisión se tomó, en parte, a partir de "nuevos datos" detallados de las rutas de vuelo finales de Lion Air 610 y Ethiopian Airlines 302 que se habían puesto a disposición apenas unas horas antes de Transport Canada y la FAA.

    ¿Pero de dónde provienen esos nuevos datos?

    Provenía de Aireon, la red basada en el espacio de seguimiento de aeronaves que podría ser el desarrollo más importante en la localización de aviones desde que se inventó el radar en la Segunda Guerra Mundial.

    Aireon es una fusión de tecnologías, unidas para resolver un problema que ha molestado a la industria de la aviación durante décadas: cómo rastrear de manera precisa y dinámica un avión en el 70% del planeta que se encuentra más allá del alcance limitado del radar terrestre.

    La primera parte de la ecuación es algo que se denomina ADS-B. En lugar de que los controladores de tráfico aéreo localicen una aeronave utilizando un haz de radar que rebota desde un objetivo cada pocos segundos, los aviones con ADS-B emiten de manera periódica y automática un informe preciso de posición generado por GPS cada medio segundo.

    Entre otros datos, los informes incluyen identificación de vuelo, posición, altitud, velocidad vertical de ascenso o descenso, seguimiento y velocidad.

    ADS-B se ha utilizado en todo el mundo para cumplir el mandato de los reguladores de la aviación para aumentar los sistemas de seguimiento existentes. Ha estado en uso durante años en lugares remotos, como Alaska y el norte de Canadá, con señales recibidas por sitios ADS-B en tierra. Todos hemos usado el servicio sin saberlo, al utilizar el popular servicio de rastreo de aeronaves Flightradar24 y simialres, con datos provenientes de receptores ADS-B alojados por el consumidor y conectados a Internet.

    La diferencia Aireon:

    Aparte del desarrollo de ADS-B, Iridium, el servicio de comunicaciones globales basadas en el espacio, estaba desarrollando a principios de la década de 2010 su nueva constelación de satélites, Iridium NEXT.

    "Habíamos escuchado algunos rumores de que Iridium pensaba en una forma de colocar un receptor ADS-B en la constelación de Iridium NEXT", dijo Rudy Kellar, Vicepresidente Ejecutivo de Service Delivery para Nav Canada, la agencia que brinda servicios de navegación aérea en el país . "Ese tipo de oportunidades no se presentan muy a menudo, alguien que está lanzando un programa de $ 3 mil millones al espacio orbital de la Tierra baja, y tiene espacio en 66 satélites", agregó.

    Esos 66 satélites atraviesan el espacio, polo a polo, completando órbitas en aproximadamente 100 minutos. Cada satélite, del tamaño de un automóvil, está conectado en red con sus vecinos y aloja una carga útil de Aireon que siempre está orientada hacia el suelo. "Es del tamaño de un microondas, y se parece a una pieza blanca de Lego", dijo Jessie Hillenbrand, Directora de Marketing de Aireon. “Los datos se transmiten desde la aeronave y el satélite los captura". El satélite hablará con hasta otros cuatro satélites a la vez o el telepuerto más cercano.

    Los datos de miles de aeronaves se rastrean, procesan y envían simultáneamente a los clientes de Aireon (aerolíneas, organizaciones de búsqueda y rescate, reguladores o proveedores de servicios de navegación aérea, como Nav Canada), tan pronto como medio segundo después de su recepción.

    "Cuando estemos en pleno funcionamiento, esperamos tener 25 mil millones de informes de posición por mes", dijo Hillenbrand. Esa enorme cantidad de datos se almacenará en un entorno de Microsoft Azure Cloud.

    Aireon ha diseñado su red para acomodar el tráfico aéreo esperado durante los próximos 20 años, la vida útil esperada de los satélites Iridium. La red también será mucho mejor que los sistemas de seguimiento existentes cerca de los polos. Los vuelos que atraviesan el océano han utilizado previamente enlaces de datos que se enrutan a través de satélites geoestacionarios, pero la cobertura de esos satélites se cae en latitudes altas.

    En cambio, "al subir o bajar hacia los polos, obtienes 17 satélites superpuestos, lo que aumenta la disponibilidad del servicio. Lo hace resistente y robusto, ya que tenemos más de un satélite observando un avión ”, explicó Vincent Capezzuto, Director de Tecnología y Vicepresidente de Ingeniería de Aireon.

    Hasta ahora 11 agencias de servicios de navegación que cubren 28 países se han inscrito en el servicio de Aireon. El servicio de seguimiento de vuelos en línea FlightAware es un socio que proporciona un producto llamado Global Beacon que redistribuirá los datos de Aireon a las aerolíneas.

    Global Beacon ha sido diseñado para cumplir con los requisitos de las normas de seguimiento de aeronaves de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). En el vuelo normal, se requiere un informe cada 15 minutos, pero cuando una aeronave está en peligro, el estándar de intervalo de informe se reduce a solo un minuto. Ese es el requisito del Sistema de seguridad de socorro aeronáutico global de la OACI, o GADSS.

    Pero está claro que incluso antes de que estuviera completamente operativo, el intervalo de seguimiento ADS-B de Aireon supera los requisitos de la OACI, como lo sugiere la información proporcionada a los reguladores de aviación en los dos accidentes del 737 MAX. "Todo lo que puedo decir es que capturamos los informes de posición ADS-B y los entregamos a la FAA, NTSB, Transport Canada, además de otros reguladores que solicitaron esa información", dijo Hillenbrand.

    Aireon podría ayudar a hacer que los misterios como la desaparición de Malaysian Airlines MH370 sean mucho menos probables. Es posible que ese caso en particular nunca se resuelva, pero es ese vuelo perdido lo que llevó a la OACI a desarrollar los estándares GADSS.

    Fuente: The Points Guy.

    No hay comentarios: