Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • SpaceX consigue financiamiento para Starlink, haciendo posible que se inicien sus lanzamientos durante 2019

    Según The Wall Street Journal y otras fuentes, SpaceX ha comprometido capital de inversión tanto de sus accionistas como de la firma Baillie Gifford & Co., basada en Escocia, para financiar el proyecto Starlink, una constelación de miles de satélites cuyo servicio podría tener menos latencia que algunos enlaces de fibra óptica.

    Adicionalmente a los cerca de 750 millones de US$ de esta ronda, SpaceX recibió de la mano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos la comparativamente pequeña suma de casi US$ 29 millones, con el propósito de investigar las aplicaciones militares de la futura constelación. Es el contrato más grande que ha obtenido hasta ahora SpaceX con

    Con esto, el proyecto parece estar dejando de ser de papel y pasando verse más factible, pues Elon Musk ya contaría con todos los elementos necesarios para comenzar a fabricar los satélites y ponerlos en órbita:

    • ya tiene autorizaciones de la FCC para el espectro y la operación de casi 12 mil satélites, 
    • ya tiene cómo subir los satélites con (sus propios) cohetes, 
    • y no menos importante: el dinero, al menos para comenzar.


    El contrato con la Fuerza Aérea incluye servicio (experimental aún) a estaciones fijas, a aeronaves en movimiento e incluso a recursos desplegados en el espacio. Esto implica que probablemente durante el 2019 veremos el lanzamiento de una segunda fase de prototipos más avanzados, y posiblemente satélites definitivos de primera fase, con la meta de hacer esto último a partir de junio.

    Dicho contrato también implica que StarLink nublaría la línea entre FSS, MSS y de Space Relay, estando diseñada desde un principio para dar servicio tanto a estaciones terrestres fijas, aéreas móviles y espaciales.

    Análisis:

    ¿Será posible? Es habitual que los grandes proyectos satelitales sufran demoras significativas. Mientras más grande el proyecto, mayor la escala posible de demoras, pero está claro que Starlink ha pasado de ser un utopía bonito a un negocio serio, porque los inversionistas son cosa seria, y los números en este caso ya son cosa más seria todavía.

    También son cosa sería las posibilidades. Se trata de un proyecto tan grande, que sus ganancias potenciales representarían el doble del presupuesto actual de NASA.

    Así y todo, es aún pronto para que el proyecto represente presión en la industria entre actores ya establecidos. Los que sí podrían sufrir algún impacto pronto son proyectos que aún está en el papel, especialmente OneWeb, dado que si ya es difícil que uno de estos proyectos gigantescos tenga éxito, que lo tengan más es todavía mucho más difícil. Hasta, Telesat, Leosat y Kepler no parecen haber renunciado a la carrera.

    Más información en Spectrum y Next Big Future.

    No hay comentarios: