Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • SpaceX solicita permiso para constelación de 4425 satélites

    No estamos en abril ni en dicembre, por lo tanto no es April Fools' ni Día De Los Santos Inocentes. Space Exploration Technologies de Elon Musk, no conforme con haber anunciado tecnología para viajar a Marte, parece estar reviviendo sus planes de entregar servicio Internet en Tierra desde el espacio.

    SpaceX ha mostrado detalles acerca de su plan, consistente en una red de comunicaciones basada en miles de satélites de órbita baja. Según la documentación enviada a la FCC, el servicio puede comenzar a operar con tan solo (?) 800 satélites, prestando servicios desde 15 a 60 grados Norte y 15 a 60 grados Sur. Esto excluiría Alaska, por lo tanto el proyecto por un tiempo no aportaría cobertura total en EEUU y tendría que contar con una autorización especial para funcionar así por un tiempo, según informa GeekWire.

    Una vez desplegado completamente, “el sistema pasará sobre virtualmente toda la superficie de la Tierra y por lo tanto, en principio, podría entregar servio global ubicuo”, afirma la compañía.

    SpaceX es uno de varios emprendimientos incipientes que comparten la pretensión de dar acceso a Internet vía satélite, la larga lista (casi una veintena de empresas) incluye OneWeb, que cuenta con el respaldo de Airbus y Virgin Galactic, Boeing Co. que también anhela crear una constelación de más de mil satélites, la empresa canadiense Telesat con un proyecto de al menos 117 satélites y LeoSat, cuyo plan parece más aterrizado. Hay hasta un proyecto basado en India.

    Otros detalles en la documentación de SpaceX confirman información que ya era conocida de manera extraoficial: órbitas a alturas entre 1100 y 1400 km, satélites de 386 kg, de 4x1.8x1.2 metros más paneles y con una vida util de 4 a 7 años.

    Si la FCC autoriza el proyecto, es responsabilidad de EEUU de extender la solicitud a la autoridad regulatoria internacional ITU. En paralelo existe una solicitud en curso a través del gobierno de Noruega.

    ¿Factible? Solo el tiempo lo dirá. Además de contar con los permisos, Elon Musk tiene que conseguir los US$10 mil millones que le costaría construir y poner en órbita la constelación. El proyecto tiene al menos una certeza a su favor: se sabe el nombre de la compañía que pondría los satélites en órbita... aparentemente.

    La documentación enviada por SpaceX a la FCC se puede ver aquí.
    Publicar un comentario