Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Colisión espacial con chatarra en órbita afectó a satélite ecuatoriano

    El primer satélite ecuatoriano, Pegaso, lanzado en abril pasado, impactó con chatarra espacial de la era soviético pero "continúa con vida", comunicó el director de la Agencia Civil Espacial Ecuatoriana (EXA), Ronnie Nader.

    Todavía sigue en órbita pero “podría estar dañado”. Sin embargo, aún hay esperanzas de que funcione, aparentemente al menos uno de sus paneles solares todavía genera energía y el escudo multicapa ha protegido al satélite de sufrir mayores daños. Así y todo, caben dudas de que Pegaso pueda continuar su misión, originalmente planificada de cinco años.


    Según datos del Comando Espacial Norteamericano citados por Nader, no se trató de una colisión directa, fue un choque lateral con fragmentos minúsculos. El choque podría haberse producido a las 5.38 GMT de ayer jueves, mientras el aparato sobrevolaba la costa oriental de Madagascar, a una altura de 1500 kilómetros.

    El comunicado oficial afirma que el satélite ecuatoriano ha sobrevivido a una colisión, con el objeto conocido como SCC-15890, correspondiente a la última etapa de un cohete Tsyklon-3 lanzado en Julio de 1985.

    Pegaso ahora gira sobre 2 de sus ejes, por lo cual no ha sido posible hasta el momento recibir sus transmisiones y tampoco hacerle llegar comandos, probablemente a causa de su rotación inesperada y la direccionalidad de sus antenas.

    Los registros de los 7 días durante los cuales el satélite operó normalmente están disponibles en el canal YouTube de Ramiro Herrera.

    El satélite argentino CubeBug-1 o "Capitán Beto" también ha reportado cambios en la inclinación de su orbita y es posible que haya sufrido impacto de partículas, pero al parecer aún se encuentra operando normalmente y las autoridades argentinas no han confirmado algún impacto.

    Como ya hemos conversado antes, la chatarra espacial es un problema creciente, y existen varios proyectos para abordarla, uno de ellos gracias a las ideas de un científico de Estonia.
    Publicar un comentario