Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Starlink ya cuenta con 420 satélites en órbita, pero no está claro que todos puedan prestar servicios

    El miércoles 22 de abril, SpaceX llevó adelante el séptimo lanzamiento múltiple para el despliegue de la constelación de órbita baja Starlink. Mediante un vehículo Falcon-9 que despegó desde el Complejo de Lanzamientos 39A (LC-39A) del Centro Espacial Kennedy en Florida, SpaceX transportó a la órbita baja una nueva tanda de 70 satélites de comunicaciones.

    Luego de este lanzamiento, el Falcon-9 de SpaceX pasó a ser el vehículo orbital operativo con más vuelos de los Estados Unidos, con 84 misiones superando al Atlas-V de ULA, que acumula a la fecha 83 misiones. Altas-V debutó en agosto de 2002 mientras que el Falcon-9 tuvo su velo inaugural en 2010. El promedio de vuelos por año de Atlas-V es de 4.6 mientras que el del Falcon-9 asciende a 8.4.

    Con este lanzamiento, la constelación StarLink ya supera en 4 veces la más grande que existía hasta ahora, la de Iridium. Lo que sí, no se sabe cuántos de esos 420 satélites están realmente operativos como para prestar servicio a usuarios finales.

    En un sorprendente tuit, el experto del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, Jonathan McDowell, declaró su impresión al respecto, en orden a que el lanzamiento 1 (los primeros 70 satélites) quizás no tienen capacidad de prestar servicios, mientras que los satélites de los lanzamientos 2 a 7 "probablemente pueden entregar algún grado de servicio". El experto agregó que según su análisis, probablemente 9 de los satélites están "definitivamente muertos" y 15 están "posiblemente muertos".

    Recordemos además que, según el diseño original, la constelación Starlink tendría enlaces entre satélites y además serían ópticos, lo cual haría innecesario un despliegue grande de infraestructura en tierra, como es el caso con Iridium. Los satélites lanzados hasta ahora no parecen tener esta capacidad, y más bien requieren que a la vista de cada satélite haya una estación en tierra, de lo contrario el satélite queda inservible, un diseño conocido como "bent-pipe", que caracteriza a un sistema parcialmente operativo llamado Globalstar y el proyecto OneWeb, que está en problemas.

    Según ha especificado Starlink, con 1584 satélites en órbita la constelación podría comenzar a prestar servicios iniciales en EEUU y Canadá, implicando que hoy tendría aproximadamente el 25% del hardware necesario en órbita... o quizás un poco menos. Lo que no sabemos es cuándo estará lista su infraestructura en tierra, y tampoco hemos sabido mucho de los terminales. Por supuesto, le deseamos al proyecto la mayor suerte, pero no se ve muy claro que pueda comenzar a prestar servicios este año.

    No hay comentarios: