Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Intelsat demuestra factibilidad de extender vida de un satélite y anuncia que lo hará por segunda vez

    Gracias al acoplamiento del Mission Extension Vehicle-1 (MEV-1) de Northrop Grumman, el satélite de comunicaciones geoestacionario Intelsat 901, lanzando en 2001, logra una extensión de vida significativa. La segunda misión de este tipo (MEV-2), pensada para realizarse durante 2020, también ha sido contratada por Intelsat, y dará servicio al satélite IS-1002 (Intelsat 10-02), en órbita GEO en la posición 1°W.

    En diciembre de 2019, Intelsat movió su satélite denominado Intelsat 901, a una órbita tipo cementerio, para que un satélite de otra compañía (Eutelsat) pudiera utilizar la posición orbital 342°E.

    A continuación, el Northrop Grumman MEV-1, lanzado junto al satélite de Eutelsat, se aproximó al Intelsat 901 y tomó contacto mecánicamente, mientras se realizaban pruebas sobre sus sistemas. El MEV-1 luego desplazó al Intelsat 901 de vuelta al anillo geosíncrono, y lo fijó en la posición 27.5°W (332.5°E), donde podría prestar servicio por otros 5 años.

    Intelsat luego transfirió aproximadamente 30 de sus clientes comerciales y gubernamentales al satélite el 2 de abril. La transición del servicio tomó aproximadamente seis horas. IS-901 ahora está entregando servicio completo a dichos clientes.

    La compañía considera que los servicios de extensión de vida, como la tecnología MEV, son una forma rentable y eficiente de minimizar las interrupciones del servicio, mejorar la flexibilidad general de su flota de satélites y respaldar mejor las necesidades cambiantes de sus clientes.

    "Con un enfoque en proporcionar la mejor experiencia del cliente en nuestra industria, Intelsat se enorgullece de haber sido pionero de este innovador proyecto con Northrop Grumman. Vemos una mayor demanda de nuestros servicios de conectividad en todo el mundo, y preservar la experiencia de nuestros clientes utilizando tecnología innovadora como MEV-1 nos ayuda a satisfacer esa necesidad", dijo el Director de Servicios de Intelsat, Mike DeMarco. "Quiero agradecer a Northrop Grumman, SpaceLogistics y nuestros valiosos clientes de Intelsat, quienes confiaron en nosotros para ejecutar con éxito esta misión histórica. A medida que avanza la tecnología comercial de servicio espacial, Intelsat espera ser pionero en nuevas aplicaciones en apoyo del éxito continuo de nuestros clientes".

    "Nuestra asociación con Intelsat fue fundamental para poner en funcionamiento esta innovadora tecnología satelital", dijo Tom Wilson, vicepresidente de Northrop Grumman Space Systems y presidente de SpaceLogistics, LLC. “Este evento histórico, resaltado por el primer encuentro en órbita y el acoplamiento de dos satélites comerciales y el posterior reposicionamiento del conjunto de dos vehículos espaciales, demuestra el valor comercial que MEV ofrece a los clientes. Ahora que MEV-1 ha cumplido con éxito su misión de volver a colocar el satélite Intelsat-901 en servicio operativo, seguiremos siendo pioneros en el futuro del servicio en órbita a través de nuestra hoja de ruta tecnológica de varios años que conduce a servicios adicionales como inspección, ensamblaje y reparación".

    Según los términos del contrato, Northrop Grumman y SpaceLogistics proporcionarán servicios de extensión de cinco años de vida a Intelsat 901 antes de devolver al satélite a una órbita final fuera de servicio. MEV-1 estará disponible para proporcionar servicios adicionales de extensión de misión para nuevos clientes, incluyendo elevación de órbita, correcciones de inclinación e inspecciones.

    A diferencia de MEV-1, Northrop Grumman e Intelsat acordaron realizar la maniobra de acoplamiento de MEV-2 in situ, en la órbita GEO. Tras el análisis del acoplamiento MEV-1, Northrop Grumman confía en que este segundo acoplamiento será tan exitoso como el primero. Se espera que Intelsat no tenga que pausar la prestación del servicio desde su satélite mientras el MEV realiza el acoplamiento a su objetivo.

    El MEV-2 tiene planeada su puesta en órbita mediante una misión de Arianespace en junio de 2020 utilizando un vehículo Ariane-5. El lanzador europeo situará en órbita GTO al MEV-2 junto a los satélites BSAT-4B y Galaxy-30, aunque la fecha de lanzamiento podría sufrir modificaciones debido a la paralización de actividades en el centro espacial de Guayana como causa de la pandemia de COViD19.

    Maxar, empresa que deriva de Space Systems / Loral y que, curiosamente, es el fabricante del IS-901, tiene una tecnología similar a la de las misiones MEV y por lo tanto es competencia de Northrop Grumman / SpaceLogistics en el alargamiento de vida de satélites en órbita, pero todavía no ha demostrado su tecnología en un caso de mundo real.

    No hay comentarios: