Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • O3b en el principio de la recta final

    La nueva constelación, que comenzaría a operar comercialmente a fin de año con sus primeros 8 satélites, entregará una nueva clase de servicio de banda ancha satelital: hasta 1Gbps por "haz".

    La sigla O3b es por Other 3 Billion, los otros tres mil millones que viven en zonas con poca o nada de conectividad Internet, y su servicio -al menos por ahora- no está dirigido a usuarios finales, más bien es adecuado para gobiernos y empresas de telecomunicaciones que desean entregar servicios de banda ancha en zonas donde no tienen cobertura.

    arianespace.com
    En la foto se observa uno de los primeros 4 satélites que en junio serán lanzados hacia órbita media (MEO por Medium Earth Orbit). Las 4 unidades se encuentran ya en la Guiana Francesa y están en proceso de carga de combustible.

    El ofrecimiento de 03b no pretende competir con la actual oferta de servicios como Inmarsat BGAN y VSAT, y menos aún con SBS, M2M o MSS como Iridium, ya que su ofrecimiento más pequeño es del orden de los 100Mbps, más de 10 veces el ancho de banda que puede proveer actualmente VSAT.

    Quizás más importante que el ancho de banda es la latencia, el tiempo que toman paquetes de datos en ir y volver. Si bien en América Latina partimos (y en algunas zonas todavía contamos) con Internet con 500ms o más de latencia, hay aplicaciones interactivas y servicios de telefonía que son prácticamente imposibles con conexiones satelitales tradicionales. La menor distancia a la cual operarán los satélites de O3b baja la latencia a menos de 150ms.


    Arquitectura sencilla de red pero requiere antenas motorizadas

    Similarmente a Inmarsat BGAN y a diferencia de VSAT, la solución de O3b provee tanto el segmento satelital como la conexión a Internet; sus estaciones terrenas emplazadas en Hawaii, EEUU continental, Perú, Brasil, Portugal, Grecia, Pakistán y Australia están conectadas a los backbones de la Internet vía fibra óptica. En similitud con otras redes satelitales simples y a diferencia de Iridium, la constelación no usa conexiones directas entre los satélites, es un sistema bent pipe, donde cada estación espacial debe estar en comunicación con al menos una de las estaciones terrenas para prestar servicios, y cada usuario debe contar con dos antenas para ir pasando la conexión de satélite en satélite, pues la altura de las órbitas implica que cada uno rodea la tierra unas 5 veces cada 24 horas.
    Debido a la escala (el costo de equipos terminales es de los orden de los US$100 mil), es poco probable que veamos soluciones 03b para asentamientos pequeños o como soluciones de respaldo, pero esta tecnología permitirá llevar Internet de calidad equivalente a fibra óptica a localidades donde hoy no existe buena conectividad, entre latitudes de 45° norte y sur. A medida que se vaya incrementando la cantidad de satélites, la cobertura podría ir creciendo un poco más hacia los polos. Los primeros ocho satélites deberían estar en servicio en noviembre 2013 y en 2014 O3b espera lanzar cuatro más.
    Publicar un comentario