Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • China comienza a desplegar prototipos de constelación de órbita baja

    China ha lanzado un satélite experimental como parte de su proyecto Hongyun, un sistema satelital de comunicación de banda ancha en la órbita terrestre baja (LEO).

    El satélite experimental, el primero del proyecto Hongyun, que iba a bordo de un cohete portador Gran Marcha-11, fue enviado al espacio a las 07:51 hora local desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en el noroeste de China, y ya entró en la órbita preestablecida.

    El lanzamiento significa el avance sustancial de China en la constelación del sistema de satélites de comunicación de banda ancha en la órbita terrestre baja, explicaron fuentes de la estatal Corporación de Ciencia e Industria Aeroespaciales de China (CASIC, por sus siglas en inglés).

    Con este satélite, China ampliará la prueba y demostración de aplicación de tecnologías de internet basadas en el espacio de la órbita terrestre baja, indicó CASIC.

    Se trata de la 295ª misión de la serie de cohetes portadores Gran Marcha, que fue desarrollada por la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespaciales de China.

    El proyecto Hongyun está diseñado para crear una red de acceso a internet de banda ancha global en base a una constelación satelital que comenzaría a operar con 60 satélites y podría expandirse hasta más de 300, con la posibilidad de prestar servicios de "conectividad móvil" a dos millones de usuarios y de "banda ancha" a 200 mil terminales, además de servicio IoT para 10 millones de dispositivos.

    No está claro qué zona del espectro usará el prototipo o la constelación, pero la antena principal del satélite es visiblemente similar a las de los renovados satélites de Iridium Next, y al parecer tendría también enlaces intersatelitales, según se desprende de una maqueta mostrada por el fabricante:


    Según Gunter's Space Page las frecuencias a usar serían de banda L y banda Ka, confirmando la similitud con la arquitectura de Iridium.

    Si bien el proyecto es predominantemente basado en China, tiene como partícipe a Tailandia, sugiriendo la posibilidad de que otros países de la zona asiática se sumen.

    El satélite operará en un órbita ubicada a 1100 km de altura.

    Después del lanzamiento de este primer satélite experimental, más satélites de prueba serán lanzados a más tardar el año 2020.

    Para mediados de XIV Plan Quinquenal (2021-2025), los primeros 156 satélites serían capaces de cumplir con los requisitos de operación generales estipulados por el proyecto.

    Fuentes: XinhuaSpace Tech Asia y GB Times.
    Publicar un comentario