Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • EEUU delega regulación a la ITU, lo cual podría perjudicar proyecto de Internet satelital de SpaceX

    SpaceX podría tener que enfrentarse a mayor competencia, luego que la autoridad máxima de telecomunicaciones de Estados Unidos decidiera ceder poder regulatorio a la ITU (Internation Telecommunications Union o Unión Internacional de Telecomunicaciones), que asigna prioridad a proyectos rivales al de SpaceX en orden cronológico.

    El 26 de septiembre la FCC (Federal Communications Commission o Comisión Federal de Comunicaciones) votó 5 a 0 por dejar la materia en manos de la ITU, la agencia de las Naciones Unidas que define estándares y frecuencias de telecomunicaciones a nivel global.

    En consecuencia, Elon Musk deberá lidiar con un conjunto mayor de regulaciones para poder seguir adelante con su megaproyecto. La idea de Musk es entregar servicio Internet desde el espacio mediante el uso de miles de nuevos satélites en órbita baja.

    La regulación más relevante es que la ITU opera en base a quién se presenta primero, lo cual daría a empresas existentes de servicio satelital un lugar privilegiado en el esquema global, y además obligaría a SpaceX a coordinarse con dichas empresas para el uso de posiciones y frecuencias.

    Un proyecto que al menos ya tiene nombre, Starlink:

    Reciéntemetne, SpaceX solicitó la inscripción de la marca Starlink como nombre de su proyectada megaconstelación satelital, que se basaría en más de 4 mil satélites organizados en 83 planos orbitales diferentes a alturas de 1100 a 1400 kilómetros, y eventualmente sumaría otros 7500 satélites en órbitas más bajas, operando en la banda V.

    Adicionalmente a la ITU, SpaceX enfrenta dificultades con la autoridad de EEUU por la probabilidad de que un satélite al terminar su vida útil caiga a tierra y provoque daños. Esto siempre ha sido un tema de interés, pero lo es más tratándose de un proyecto que podría operar más de 11 mil satélites simultáneos. Como comparación, la mayor constelación operada hasta ahora por un mismo proveedor es la de Iridium, cuyo tamaño no supera el centenar de satélites activos. La constelación Starlink pretende ser más de 100 veces mayor que Iridium.

    El plan de Elon Musk es comenzar a lanzar el primer grupo de satélites a partir del 2019.

    Fuentes: Satellite Today y Bloomberg.
    Publicar un comentario