Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Varios países buscan volver a contar con navegación en base a radio terrestre para complementar GPS y otros GNSS satelitales

    Antes de la era del GPS y otros GNSS como Glonass, Galileo y BeiDou, los barcos y aviones usaban la posición de las estrellas, brújulas, estaciones de radio comercial y un sistema de localización radial analógico llamado Loran (LOng RAnge Navigation). Los satélites de posicionamiento han facilitado las cosas, pero la posibilidad de interferencia, vandalismo electrónico o falla está llevando a varios países a buscar reimplementar Loran en una versión modernizada.

    Corea del Sur está liderando, con la implementación ya en curso de nuevas estaciones eLoran, un sistema diseñado por EEUU que opera en frecuencias bajas, entre 90 y 110KHz, con señales de pulso centradas en 100KHz, la misma frecuencia que usaba Loran-C, un sistema previo.

    China y Rusia ya operan sistemas Loran antíguos y trabajan en su actualización, mientras que eLoran ya se implementó durante un tiempo en EEUU y Canadá pero fue apagado el 2010.

    Así y todo, a partir del 2015 EEUU analiza la posibilidad de volver a operar una red de posicionamiento terrestre basada en eLoran o algo similar, y el Reino Unido mantiene encendida una estación eLoran.

    Que Corea del Sur lleve la delantera no es casual. El año pasado el país reportó que cientos de navíos de pesca tuvieron que volver tempranamente a puerto debido a la interferencia de sus receptores de GPS por señales provenientes al parecer de Corea del Norte.

    Corea no está sola en este problema. En junio pasado un barco en el Mar Negro reportó a la Guardia Costera de EEUU que su sistema de recepción de GPS había experimentado interferencia y fue testigo que más de 20 navíos en la zona sufrieron lo mismo. También hay casos similares previos reportados en 2014 y 2015, aunque las autoridades no han querido divulgar cuáles fueron los puertos afectados.

    La debilidad de la señal de los sistemas satelitales de GNSS, que es efecto directo de la distancia a la cual operan los satélites y de las limitaciones de potencia de estos, es la razón por la cual es relativamente fácil interferir GPS. En cambio sistemas terrestres como eLoran pueden transmisor con potencias miles de veces mayores y además ubicarse cerca de zonas de alto tráfico marítimo y aéreo.

    Tecnología de pulsos de baja frecuencia:

    Los pulsos de eLoran permiten que un receptor con tecnología de análisis digital distinga entre señal transmitida por el terreno o el Mar (groundwave) y señal rebotada por la ionósfera (skywave). Como resultado, las señales de eLoran son útiles hasta grandes distancias. Otras capacidades de eLoran incluyen transmisión de tiempo preciso, corrección diferencial y mensajería.

    Similar al caso de GPS, basta con recibir las señales provenientes de tres estaciones eLoran para calcular una posición bidemensional, ya sea con recepción fija o en movimiento.

    Complementación:

    En condiciones normales, un receptor de posicionamiento que incluye eLoran puede a la vez recibir señales de GNSS satelitales y este sistema terrestre, complementando la información generada por ambas plataformas, aprovechando la redundancia para entregar posicionamiento satelital en caso de falla de eLoran o en base a eLoran en caso de falla de los sistemas satelitales.

    En la foto: un sistema de recepción con antenas para eLoran y GPS:


    Adicionalmente, la exactitud de señal temporal de eLoran ha demostrado (via ETSI) ser más precisa que la de GPS, de manera que un receptor conjunto es especialmente apetecible para aplicaciones de telecomunicaciones y energía que requieren sincronización precisa, y además la información temporal via eLoran puede facilitar una mejor recepción de señales satelitales, incluyendo GPS y otros GNSS satelitales. Esto no implica hacer obsoleto el posicionamiento satelital, pues la precisión espacial de sistemas como GPS es mayor a la lograda con eLoran, pero la suma de ambas tecnologías entrega lo mejor de cada una: alta precisión y alta resiliencia.

    Recientemente, EEUU ha decretado la implementación de un nuevo sistema eLoran, por lo cual se espera que comience en el corto plazo su construcción y la plataforma se transforme en un estándar de facto para complementar otros sistemas de posicionamiento a nivel mundial.

    Fuentes: Reuters, GPS World.
    Publicar un comentario