Noticias del mundo satelital y espacial,
con énfasis en 🅼🆂🆂.

  • Neighborhood Watch: Fuerza Aérea de Estados Unidos aborda cuidar el espacio satelital

    Estados Unidos ha revelado la existencia de un programa que lleverá la pista a objetos artificiales y chatarra espacial en órbita. El proyecto, hasta ahora secreto, se conoce como GSSAP (Geosynchronous Space Situational Awareness Program, Programa Geosíncrono de Consciencia de Sitacionalidad Espacial).

    Al ser un programa hasta ahora clasificado y dependiente de la Fuerza Aérea, no se tienen muchos detalles técnicos ni se conoce su costo, pero se sabe que el sistema usará cuatro satélites en conjunto con telescopios y radares desde Tierra, y que al menos dos de los satélites serían lanzado antes de terminar el 2014.

    La presentación ocurrió en Orlando y estuvo a cargo del jefe del comando espacial, general William Shelton, quién lo llamó “neighborhood watch” (vigilancia del barrio) e hizo énfasis en que además de incrementar la precisión del registro de chatarra, permitirá detectar amenazas de parte de objetos artificiales activos, por ejemplo satélites geosíncronos operados por otros países.

    Según Reuters el programa “incrementará nuestra habilidad para discernir cuando un adversario intenta evitar la detección y descubrir capacidades que podieran tener que resulten dañinos a nuestros recursos en estas alturas”, expresó Shelton en su discurso.

    Los satélites GSSAP se moverán a través del anillo geosíncrono, donde actualmente se ubican la mayoría de los satélites de mayor valor. En su paseo por dicho anillo, podrán hacer un catastro de los recursos satelitales operados por otros países. De los aproximadamente 1400 objetos en el anillo geosíncrono y sus cercanías, solamente 436 son satélites bajo control, informó Florida Today.

    Voice of Russia informa que, según expertos militaries, Estados Unidos ya cuenta con satélites en órbita mejor posicionados para detectar chatarra, y que el verdadero objetivo del programa sería prevenir ataques a sus satélites.

    A principios del 2011 Wikileaks reveló que tanto China como Estados Unidos han realizado destrucción experimental de satélites en órbita desde Tierra, por lo cual es lógico que los países estén incrementando sus esfuerzos de vigilancia del ambiente orbital. Aunque no se conoce ningún caso de ataque satélite-a-satélite, esa posibilidad existe y es una preocupación razonable.

    Brian Weeden de la Secure World Foundation opina que “quizás China o Rusia están hacienda alto de lo que no sabemos, pero lo más probable es que la Fuerza Aéra está siendo altamente cautelosa”.

    Independiente de consideraciones éticas acerca la carrera armamentista y su llegada al espacio, el incremento de la vigilancia es una buena noticia para el mundo civil, porque aumenta la posibilidad de evitar accidentes que podrían afectar satélites de los cuales dependen algunas de nuestras comunicaciones de misión crítica y también los que ayudan al posicionamiento.
    Publicar un comentario