Con pocas horas de diferencia, dos satélites "viejos" caen a tierra

El primer satélite meteorológico de la Unión Soviética cayó ayer en la Antártida, informó el portavoz de las Tropas de defensa aeroespacial. Por su parte, el satélite científico Explorer 8, uno de los primeros aparatos espaciales de EEUU, entró hoy en las capas densas de la atmósfera tras permanecer 52 años en la órbita terrestre.


Lanzado el 3 de noviembre de 1960, el satélite americano pesaba 40kg y estaba destinado a medir la densidad y la energía de electrones en la ionosfera y detectar micrometeoritos. Funcionó sólo 54 días hasta que se agotara su batería de mercurio. Los datos científicos que obtuvo permitieron descubrir particularmente una capa de helio en la atmósfera terrestre.

Meteor-1 fue lanzado al espacio el 26 de marzo de 1969, desde el cosmódromo de Plesetsk, después de una serie de ensayos con aparatos de la misma clase. El satélite quedó fuera de funcionamiento un año más tarde, cuando se produjo una parada en la transmisión de datos desde el aparato.